Los caracoles nos chiflan, y estamos deseando que llegue su temporada para poder cocinarlos. No tiene nada que ver los frescos y naturales, que ya comprados congelados o cocidos. Nuestra forma de cocinarlos es con salsa de almendras, receta de nuestra tierra, aunque desde que vivo en Castilla, la forma de cocinarlos es muy diferente pero no menos exquisita (no descarto cocinarlos también de manera castellana 😊) Adelante la receta!!

INGREDIENTES:

  • 2-3 kg de caracoles
  • 2 pimientos secos (choriceros o 4 ñoras)
  • 300 gr de almendras crudas y con piel
  • 2 cebollas grandes
  • 1tomate grande tipo Daniela 
  • 1 cabeza de ajos (para cocer) y 1 cabeza de ajos (para freír)
  • 1 cucharadita de cominos en grano
  • 2 litros de caldo concentrado (cocemos huesos de jamón con verduras variadas al gusto)
  • 1 cda de pimentón De la Vera 
  • 4-5 guindillas de Cayena
  • sal al gusto
  •  aceite de oliva virgen para el sofrito

PREPARACIÓN:

1. Tres días antes de hacer los caracoles, los ponemos en un escurridor (para que respiren) y tapados, le damos pan duro durante dos días y el tercero en ayunas, para que depositen toda la suciedad.

2. A los tres días, los lavamos muy bien bajo el grifo con agua tibia para que salgan y podamos lavar mejor. En una olla grande, pondremos agua fría con los caracoles dentro y al fuego, cuando el agua empiece a calentarse, los caracoles saldrán de su concha, y justo en ese momento, subimos el fuego al máximo para que los cuerpos se queden fuera. A los 10 minutos de cocer, tiramos esa agua, los lavamos, los cubrimos de agua tibia de nuevo y los ponemos a cocer, esta vez con la cebolla, cabeza de ajos, laurel y ramas de tomillo. Pasados 15 minutos de cocción, volvemos a tirar el agua, damos un enjuague con agua tibia, y ya sí, los cocemos unos 15 minutos más con el caldo concentrado de huesos y verduras y las guindillas de Cayena (solo el caldo)
(El caldo concentrado de verduras y huesos que utilizaremos para la cocción final, si lo hacemos el día anterior mejor, así tendrá todo el sabor más potenciado)

3. Mientras se cuecen los caracoles con el caldo concentrado, haremos la salsa.
Freímos el pimiento seco,abierto y sin semillas y reservamos. Freímos las almendras y los dientes de ajo pelados y reservamos.

4. En ese aceite, freímos la cebolla picada, cuando esté dorada añadimos el tomate rallado y esperamos a que esté frito para echarle el pimentón, al hacerlo, no paréis de mover para que no amargue.

5. Todo este sofrito, los cominos y lo que tenemos reservado y un poco de sal, lo pasamos por la batidora y lo añadimos a los caracoles, es el momento de bajar el fuego y dejar cocer lentamente otros 15 minutos más. Rectificamos de sal, o vamos echando más caldo si lo requiere, porque esta salsa gusta espesita, pero justa de caldo para poder mojar con pan.

6.Es mejor hacer los caracoles un día antes, para que los sabores se concentren. Guardaremos algo de caldo concentrado por si al calentar los caracoles, necesitan líquido para que no se peguen las almendras al fondo de la olla. Y listo! A comer!

 

Opinión total
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 4.3)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: